PROGRAMA ESPECIAL DESDE MONREAL

VIERNES 17 JUNIO

PROGRAMA ESPECIAL DESDE MONREAL

VIERNES 17 JUNIO

PROGRAMA ESPECIAL DESDE MONREAL

VIERNES 17 JUNIO

la prinesa Europa subida a lomos de un Zeus transformado en toro blanco

Osasuna

Manu O. Obama
Manu O. Obama
"No te preocupes por el tamaño de tu audiencia, sigue haciendo un buen trabajo".

Europa, la diosa de los sueños en rojo

Alguien dijo alguna vez que: “Todos nuestros sueños se pueden hacer realidad si tenemos el coraje de perseguirlos”. Y ése alguien fue Walt Disney. Y, si alguien sabía de sueños, era precisamente el mayor constructor de sueños del mundo (con permiso de Di Caprio y su ‘Origen’).

Y tú, Osasuna, vas camino de alcanzar un sueño que, para muchos, se antoja imposible. Sí, es cierto, apenas estamos en octubre y todavía resta toda una temporada por delante. Las sensaciones que están dejando no están siendo las mejores (sobretodo, en El Sadar), pero la rentabilidad obtenida difícilmente ha podido ser mayor. Tras ocho jornadas disputadas, te encuentras cómoda y vertiginosamente en la quinta posición, habiendo ganado la mitad de encuentros, con sólo dos derrotas (ante rivales con mayor poderío), y contando todas tus salidas por victorias. 14 puntos. O puntazos, según se mire. Sin haber alcanzado todavía la décima jornada, los de Jagoba ya habéis llenado un tercio de la bolsa de la permanencia. Y toca, por qué no, mirar a cotas mayores.

Y qué hay mayor cota que Europa. Esa bellísima princesa, hija de Agenor y Telefasa, reyes de Tiro, ciudad del Mediterráneo, hoy situada en el sur del Líbano. Cuenta la mitología que Zeus, el Dios máximo del Olimpo, se enamoró perdidamente de aquella mortal. Para evitar que fuera rechazado, haciendo uso de sus poderes, se transformó en un toro blanco con el fin de poder acercarse a ella, como uno más de los animales de Palacio. Un día, la joven se encontraba paseando a la orilla de mar, en compañía de otras muchachas. Y vio al toro, que le fascinó. Se acercó a él y comenzó a acariciarle los lados. Zeus dejó que le tocara para que cogiera confianza. Una vez que Europa se convenció de que el toro era manso y de que no corría ningún peligro, se subió a su lomo. Éste, inesperadamente para la princesa, corrió hacia el mar y nadando llegó a la isla de Creta. Una de las muchas versiones que corren, cuenta que el rey Agenor, padre de la princesa Europa, al saber lo ocurrido, corrió a la orilla del mar gritando su nombre y mirando hacia Occidente. «Y viendo hacia dónde dirigía su mirada, terminaron llamando Europa a aquella tierra, allende el Mediterráneo».

Pues te toca a ti, Osasuna, vestirte de Zeus, convertirte en el mirlo blanco que tanto le gusta a Braulio, dejarte tocar por Europa y, una vez que nadie se lo espere, atraparla y poseerla. Aunque parezca imposible.

Te llamarán loco por siquiera soñarlo, pero recuerda que aquellos que eran vistos bailando eran considerados locos por quienes no podían escuchar la música. Y te dirán que te olvides, que no persigas quimeras, que eso es un sueño imposible. Y, entonces, tú les citarás a Christopher Reeve, el eterno Superman: “Al principio, los sueños parecen imposibles, luego improbables y eventualmente inevitables”.

Europa, la diosa de un sueño inevitable: un sueño en rojo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en linkedin