Reacción tardía

Un encuentro más en el cual el conjunto rojillo salió a esperar la propuesta del rival para poder aprovechar los errores. Esa idea, en la tarde del domingo, pronto se convertiría en pesadilla.

El Lugo, mejor plantado y con las ideas más claras, tuvo el control total durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Las tempraneras amarillas para Oier y Nacho Vidal condicionaron en exceso al equipo. Oier tenía que medirse muy bien, sin poder ir al límite en cada acción y Nacho Vidal tampoco podía arriesgar lo más mínimo, más aun teniendo en cuenta la rapidez del terreno de juego. A Osasuna le dieron de su propia medicina. Una jugada vertical del Lugo que con apenas cuatro pases se plantaron en la mano a mano con Rubén, que ni un paradón del meta consiguió frenar el gol. Con media parte todavía por delante tocaba cambiar el plan del partido. Fue en ese instante cuando Fran Mérida apareció más entre centrales para sacar el balón limpio. Sin embargo, no encontrábamos una fluidez ofensiva por dentro y la línea de tres por detrás de Brandon estaba pasando desapercibida. Tan solo el buen estado físico de Robert Ibañez parecía asomar por el Anxo Carro, estirando al equipo en alguna cabalgada individual. De sus botas, de hecho, nació un gran pase filtrado a Brandon que, el martillo de Cal D´Or, a punto estuvo de introducir en la portería. Nada más y mucho por cambiar. Pero bueno…osado aquel que quiera criticar a Osasuna en el descanso cuando esta temporada ha remontado en numerosas ocasiones. En la segunda parte, cuando esperábamos la mejor versión desde el primer minuto, Ruben tuvo que volver a salvar al equipo en otra acción de contraataque del Lugo, increíblemente mal gestionada por Osasuna. Por si todo esto fuera poco, el balón parado, la asignatura que se atraganta este año, volvió a dejar en evidencia al equipo navarro. Con el 2-0 en contra, hay quien dice que el cambio táctico de meter a Roberto Torres en medio campo cambia por completo el partido. Se me antoja complicado pensarlo cuando aerolíneas David García marca un par de minutos después de ese cambio. Con el 2-1 en contra, el equipo es cuando realmente se lo empieza a creer y es en este instante cuando el cambio de RT sí que se nota. Con Roberto en la sala de máquinas es Fran Mérida el que se libera de esas labores y empieza a asomar por el balcón del área y a combinar en tres cuartos de campo con Kike Barja. Con el Lugo totalmente encerrado y físicamente desgastado, Osasuna mueve de lado a lado el balón buscando centrar por banda ante la altura de Xisco y la presencia de Villar. Con el empate se nos queda la sensación de que Osasuna pudo habérselo llevado pero que durante el partido también merecimos haberlo perdido.

En definitiva, un partido con más luces que sombras que servirá para que los aficionados más optimistas se den cuenta que esto se decide en Mayo.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra