Corneados en Santo Domingo

El concepto de final de Diego Martínez se asemeja más al que pueda tener en mente Montella que al del aficionado rojillo. Una final se juega con intensidad. En una final se muerde. Y en una final se deja uno la piel hasta que el árbitro pita el final del partido.

Nada de eso ocurrió ayer en el estadio Santo Domingo. El Alcorcón le puso más ganas y Osasuna no supo aprovechar su enésima oportunidad para engancharse a la ilusión. Del mister, poco, o nada, podemos descubrir a estas alturas. De los jugadores esperaba más. David y Quique, como dupla en ataque, lo que tantos pedíamos, incapaces de hacer daño a Casto. La ausencia de Lucas Torró, incomprensible a los ojos del aficionado. Mérida tiene más fútbol que lo visto ayer. Roberto Torres estuvo bregador pero no basta sólo con eso. Hay que pedir más a un equipo que enarbola la bandera de la indiferencia en las últimas jornadas.

Siete jornadas eran muchas y seis siguen siendo muchas pero menos que siete. Estamos a cinco puntos del Zaragoza que ocupa la sexta plaza. Hace seis jornadas, nosotros ocupábamos esa posición y le sacábamos un punto al conjunto maño. En vuestras manos está darle la vuelta a esto o que se nos haga eterno hasta que llegue el Mundial de Rusia.

LaRuna Sidrería

Condiciones de uso y PrivacidadPolítica de CookiesContacto© Radio Marca Navarra

FEDER
Web financiada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Navarra